Alcohol e infección

Quienes consumen alcohol en cantidades nocivas tienen un mayor riesgo de infección. FOTO LA HORA:AP

Alfonso Mata

Lo que provoca

El punto más importante de recordar es que beber alcohol de ninguna manera protege contra el COVID-19 ni evita que uno se infecte con él. Por el contrario: quienes consumen alcohol en cantidades nocivas tienen un mayor riesgo de infección. De hecho, se sabe que existe una correlación dependiente de la dosis entre el consumo de alcohol y las infecciones virales. El consumo nocivo de alcohol afecta a todos los componentes del sistema inmunológico; reduce el número y las funciones de los linfocitos B y aumenta la producción de inmunoglobulinas; altera el equilibrio entre diferentes linfocitos T, perjudica su número y su funcionamiento; promueve la apoptosis celular.

El alcohol también es un factor de riesgo potencial de neumonía a través de otros mecanismos: reduce el tono orofaríngeo, aumenta el riesgo de aspiración microbiana y modifica la función de los macrófagos alveolares; también suele ser la causa de la desnutrición, una condición que aumenta el riesgo de infecciones. Finalmente, cabe señalar que el aumento del riesgo de infecciones, además los efectos del alcohol puede estar asociado con la presencia de una enfermedad hepática relacionada con el alcohol.

Información general sobre los efectos del alcohol en el cuerpo.
El alcohol etílico (etanol) es la sustancia que se encuentra en las bebidas alcohólicas y es responsable de la mayor parte del daño que resulta del consumo. En muchos países, una unidad (UA) de bebida alcohólica se considera una cantidad de etanol igual a 12 gramos que corresponde a una copa de vino (125 ml) o una lata de cerveza de concentración media (330 ml) o una copa de licor (40 ml) .

El alcohol tiene efectos, tanto a corto como a largo plazo, en casi todos los órganos del cuerpo. En general, la evidencia sugiere que no hay límite para el “consumo seguro” en el sentido de que los riesgos de daño a la salud aumentan a medida que se consume la cantidad de bebidas alcohólicas, donde el riesgo de daño a la salud es cero solo en ausencia de consumo.
 El consumo de alcohol, especialmente el consumo nocivo, debilita el sistema inmunológico y, por lo tanto, reduce la capacidad del cuerpo para hacer frente a las enfermedades infecciosas.
 El alcohol, incluso en pequeñas cantidades, causa muchos tipos de cáncer.
 El alcohol altera el pensamiento, el juicio, la toma de decisiones y el comportamiento.
 El alcohol, incluso en pequeñas cantidades, es perjudicial para el desarrollo del feto en cualquier momento del embarazo.
 El alcohol aumenta el riesgo, la frecuencia y la gravedad de episodios de violencia interpersonal, como la violencia de pareja, la violencia sexual, la violencia contra los jóvenes, los ancianos y el abuso y la violencia infantil.
 El alcohol aumenta el riesgo de muerte y lesiones por accidentes de tráfico, ahogamientos y caídas.
 El alcohol aumenta el riesgo de suicidio o intento de suicidio.
 El consumo nocivo de alcohol aumenta el riesgo de síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), una de las complicaciones más graves del COVID-19.

Según las pautas para una alimentación saludable en muchos países, las cantidades de alcohol que no deben superarse para no incurrir en problemas de salud (un consumo definido como de menor riesgo), son los siguientes:

Menores de 18 años se debe evitar cualquier consumo; para mujeres adultas y ancianos (mayores de 65 años) el consumo diario no debe exceder 1 AU mientras que para hombres adultos el consumo diario no debe exceder 2 AU por día, independiente del tipo de bebida consumida. Es importante precisar que para los menores cualquier tipo de consumo, incluso ocasional, se considera de riesgo y es contra la ley.

Las noticias falsas sobre el alcohol y el COVID-19
Falso: El consumo de alcohol destruye el virus que causa la enfermedad COVID-19.

Verdad: El consumo de alcohol no destruye el virus y puede aumentar los riesgos para la salud si la persona está infectada con el virus. El alcohol (en una concentración de al menos el 60% en volumen) actúa como desinfectante de la piel, pero no tiene tal efecto cuando se ingiere dentro del cuerpo.

Falso: El consumo excesivo de alcohol mata el virus en el aire inhalado.

Verdad: El consumo de alcohol no mata el virus en el aire inhalado, no desinfecta la boca y la garganta y no brinda ningún tipo de protección contra el COVID-19.

Falso: El alcohol (cerveza, vino, licores de hierbas, etc.) aumenta la inmunidad y la resistencia al virus.

Verdad: El alcohol tiene un efecto perjudicial sobre el sistema inmunológico y no estimula la inmunidad ni la resistencia al virus.

Algunos consejos
 Manténgase sobrio para que pueda estar alerta, actuar rápidamente y tomar decisiones claras, para usted, para otros miembros de su familia y para su comunidad.
 Si bebe, mantenga su consumo al mínimo, evite emborracharse.
 Si fuma, tenga en cuenta que fumar está asociado con una progresión más compleja y severa del COVID-19. También recuerde que el tabaquismo pasivo en el hogar sigue siendo perjudicial para los demás y debe evitarse.
 Discuta los problemas asociados con el consumo de alcohol y COVID-19, como las violaciones de la cuarentena y el distanciamiento social, que pueden empeorar la pandemia, con niños y jóvenes.
 Controle el tiempo de sus hijos frente a los dispositivos electrónicos (incluida la televisión), ya que el contenido multimedia está inundado de publicidad y promociones de bebidas alcohólicas y es un vehículo para la desinformación que puede conducir a un consumo de alcohol temprano y / o mayor.
 Nunca mezcle alcohol y medicamentos (ni siquiera remedios herbales o de venta libre) ya que esto puede hacerlos menos efectivos o aumentar su efecto tóxico y dañino.
 No consuma alcohol si está tomando medicamentos que afectan el sistema nervioso central (por ejemplo, analgésicos, pastillas para dormir, antidepresivos, etc.), ya que el alcohol podría interferir con la función hepática causando insuficiencia hepática y otros problemas graves (como encefalopatía hepática).
 Para frenar la propagación del virus, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el distanciamiento social como medida de protección. En bares, casinos, clubes nocturnos, restaurantes y otros lugares, la gente se reúne (incluidas las fiestas en casa) y consume alcohol, lo que aumenta el riesgo de transmisión del virus.
 El distanciamiento social, por definición, al no permitir que las personas se reúnan en lugares donde se suele consumir alcohol, representa una oportunidad, un primer paso, para reducir el consumo de alcohol y mantenerse saludable.

Para limitar la propagación del COVID-19, los países han introducido progresivamente bloqueos de tráfico a nivel comunitario e impuesto períodos de cuarentena para los casos sospechosos o para aquellos que han entrado en contacto con casos infectados por el virus. El alcohol no es un componente necesario de su dieta y no debe ocupar un lugar destacado en su lista de compras. Evite abastecerse de bebidas alcohólicas, ya que esto podría incrementar su consumo y el de otros miembros de su familia. Es mejor invertir su tiempo, dinero y otros recursos en la compra de productos saludables y alimentos nutritivos que lo mantendrán saludable y mejorarán la respuesta de su sistema inmunológico.

Puede pensar que el alcohol le ayuda a afrontar el estrés, pero en realidad no es una buena estrategia de ” afrontamiento ” (entendida como un mecanismo de adaptación y respuesta que adoptan las personas cuando se encuentran en condiciones estresantes), como Se sabe que aumenta los síntomas de pánico y los trastornos de ansiedad, la depresión y otros trastornos mentales, los riesgos para la violencia familiar y doméstica.