Ajedrez Fatal

En los años sesenta hubo una serie de televisión que en español se transmitía bajo el sugestivo nombre de Ajedrez Fatal que cae como anillo al dedo ahora que vemos la jugada de la Fiscal General y las cámaras empresariales que horas antes prepararon el camino con sendos comunicados.

Consuelo Porras por fin salió de su letargo y lo hace con una finta para distraer a todo mundo, planteando antejuicios contra la Corte Suprema de Justicia, la Comisión Permanente (Directiva) del Congreso, más de 90 diputados y contra los ya sabidos magistrados de la Corte de Constitucionalidad.

Es obvia la intención y no hay que llamarse al engaño que quiere la Fiscal. Los antejuicios contra la Corte Suprema de Justicia los conoce el Congreso y la pandilla de Felipe Alejos los va a rechazar. Los antejuicios contra los diputados los conoce esa misma Corte Suprema de Justicia y el caso de ese mismo diputado ilustra de cómo van a proceder, por lo que diputados y miembros de la CSJ mutuamente se van a proteger rechazando la solicitud planteada por el Ministerio Público.

En cambio, el antejuicio contra los magistrados de la CC lo conoce en primera instancia la Corte Suprema de Justicia, que lo traslada al Congreso de la República, donde están con toda la gana de volarse a los molestos magistrados que les arruinaron el plan para elegir a las cortes amañadas, todo lo cual arranca efusivos y atronadores aplausos de las cámaras empresariales que horas antes del anuncio de la jugada lanzaron sus comunicados, sabiendo ya lo que venía y evidentemente apalabrados, para preparar el camino de la jugada concertada entre los que ya sabemos y de la que es parte el distractor de Giammattei lavándose las manos frente a la pandemia. Estamos viendo el fruto de Santo Tomás puesto que todo esto es lo que se platicó y planificó en la finca presidencial para dar el manotazo final, el golpe de Estado definitivo.

El año entrante toca designar nuevos magistrados de la Corte de Constitucionalidad pero ni el gobierno, ni los diputados, ni las cámaras y sus aliados quieren esperar tanto tiempo, aún sabiendo que allí pueden tener ya el control absoluto del sistema de justicia o, mejor dicho, del sistema de impunidad. Ellos, los promotores del Golpe, de la corrupción y la impunidad cerraron filas.

¿Lo irá a hacer la ciudadanía honrada?