Airbnb factura 144 millones de euros en Valencia

VALENCIA
Agencia DPA / (Europa Press) –

Airbnb ha facturado 144 millones de euros en la ciudad de Valencia desde el inicio del ‘boom’ de las plataformas online y solamente en 2018 incrementó su facturación un 40 por ciento, según un informe de actividad hecho público por la asociación empresarial hotelera Hosbec, que critica que se trata de negocios y actividades empresariales “que deben estar sujetas a las mismas normativas y obligaciones que el resto de empresas que operan en el mismo sector”.

Las primeras conclusiones sobre la actividad de esta plataforma online revelan que, lejos de frenar su actividad, “su oferta se amplía año a año y su facturación se eleva por encima de los 60 millones de euros en 2018 y acumula 140 millones desde el inicio de este boom allá por el año 2015”.

De acuerdo con estos datos, si en abril de 2018 se comercializaban en la capital valenciana 3 mil 666 viviendas completas y 1 mil 802 habitaciones compartidas –“a pesar de que la normativa turística las prohíbe expresamente”, señala la patronal–, esta planta de alojamiento disponible ha crecido en los últimos meses hasta comercializar 4 mil 504 apartamentos y 1 mil 942 habitaciones privadas, lo que supone una capacidad alojativa de más de 30 mil turistas al día.

En los últimos 12 meses y a pesar de la puesta en marcha de la Ley del Turismo, Ocio y Hospitalidad que requiere el informe de compatibilidad urbanística, la oferta de comercialización de viviendas en Airbnb se ha incrementado un 20%.

Según Hosbec València, los datos analizados “dan pistas de las preferencias sobre el tipo de vivienda que se comercializa”. Se trata de una compuesta por dos dormitorios y aloja a una media de 4,7 turistas en cada contrato comercial de alojamiento cerrado a través de esta plataforma.

800 EUROS/MES POR CASA

En cómputo general, la actividad e Airbnb en Valencia ha tenido un crecimiento anual del 57%, con una ocupación media del 43%, una tarifa media diaria de 77 euros y unos ingresos mensuales por vivienda que rozan los 800 euros.

De acuerdo con los datos, en 2015 el negocio alcanzó una facturación de seis millones de euros, aunque de forma parcial ya que sólo se tienen datos desde agosto; en 2016 pasó a una cifra de 26 millones de euros, que subieron a 45 millones en 2017 mientras que 2018 cierra el ejercicio con una facturación de 66 millones de euros, un 40% más sólo en este último año.

Por zonas, Ciutat Vella, con 1 mil 653 propiedades en comercialización, a Playa de la Malvarrosa, con 871 propiedades y L’Eixample con 700 son los tres principales núcleos de actividad de Airbnb en la ciudad.

Los mayores datos de rentabilidad económica se dan también en Ciutat Vella con una tarifa diaria de 83 euros e ingresos mensuales de 974 euros por viviendas.

Para Hosbec, la “hotelización” del negocio es “una evidencia a la vista de los datos” y sostiene que “en ningún caso” se trata de “una actividad residencial” al analizar la duración de las estancias de los turistas que contratan a través de esta plataforma. De hecho, señala que más del 70% de las reservas se realizan por una o dos noches sólo, mientras que las que superan la semana sólo suponen el 5% del total.

“BARRERAS DE ENTRADA”

La patronal recalca que están “atónitos” ante el informe elevado por la Comisión de Defensa de la Competencia sobre el borrador del decreto de alojamiento turístico en el que cita una “retahíla de artículos del borrador de reglamento que supondrían barreras de entrada al sector para las viviendas de uso turístico”.

Entre ellas, enumera “la obligación de exhibición de distintivos, la declaración responsable de inicio de actividad, la obligación de inscripción en el registro de turismo de la Comunitat Valenciana, la obligación de llevanza de libro de registro de entrada de viajeros, la prohibición de alquiler por habitaciones o el establecimiento de requisitos técnicos y equipamientos mínimos”.

Así, lamenta que la autoridad de Competencia de la Comunitat Valenciana “olvida que las viviendas se construyen para ser residencia de las personas, y no para que se establezcan hoteles clandestinos entre sus paredes”.