Aifán pedirá destitución de dos trabajadores por filtración de información

La jueza Erika Aifán indicó que se practicaron dos exhibiciones personales a la oficial Guzmán Figueroa y se constató que no estaba detenida en el Juzgado de Mayor Riesgo “D”. foto La Hora: José Orozco

Por Cristian Velix
cvelix@lahora.com.gt

Esta mañana la jueza Erika Aifán, titular del Juzgado de Mayor Riesgo “D”, se pronunció en relación con los incidentes de filtración de información de su judicatura y señaló que pedirá que se destituya a dos de los trabajadores de ese órgano jurisdiccional.

En esa medida, la juzgadora señaló que requerirá el cese de labores de Pedro Luis Hernández Debroy y Tatiana Elizabeth Guzmán Figueroa, notificador y oficial en ese juzgado, quien el sábado por la madrugada fue detenida, aunque, posteriormente fue dejada en libertad por un juez de turno.

En el caso de Hernández Debroy, la juzgadora explicó que se le pudo encontrar documentación que podrían representar trabajos para abogados particulares o para sus compañeros de estudio, sin embargo, los habría hecho en horarios de trabajo, lo cual no es permitido. Estos no tienen relación con el juzgado, explicó Aifán.

No obstante, con anterioridad la togada interpuso una denuncia en contra del notificador, por aparentemente enviar resoluciones emitidas por el Juzgado de Mayor Riesgo “D”, vía WhatsApp, sin que estas estuvieran oficialmente notificadas.

Por otra parte, la jueza explicó que le manifestó a Helmut Pérez, jefe interino de la Dirección de Seguridad del Organismo Judicial (OJ), las sospechas que tenía acerca de grabaciones que Guzmán Figueroa tendría de ella.

En esa medida, Aifán agregó que Pérez solicitó que la oficial mostrara su teléfono, por si la juzgadora estuviera formulando situaciones falsas, pero ella se negó argumentando que se necesitaba de una orden judicial.

No obstante, el jefe interino de Seguridad pidió a agentes de seguridad del OJ que custodiaran el teléfono, ante la posibilidad de que se perdiera cualquier medio probatorio. Asimismo, expresó que se procedió a llamar al Ministerio Público (MP), a la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) y la Supervisión General de Tribunales.

Aifán afirmó que fue una agente de seguridad del OJ la que revisó la bolsa de Guzmán Figueroa, en la cual también se encontró un folder y documentos propiedad de la judicatura. Posteriormente, sería capturada y trasladada a las carceletas de Torre de Tribunales, pero el juez Mario Martínez dejó en libertad a la señalada, argumentando que no había indicios que determinaran que ella fuera ligada a proceso penal.

De igual manera, la jueza indicó que Guzmán Figueroa reportó como perdida una pieza que conforma el expediente judicial del Caso Fénix, el cual ha tenido acciones reiterativas de estas acciones, ya que también sucedió en el juzgado procedente.

SE PRACTICARON EXHIBICIONES

Según Aifán se realizaron dos exhibiciones personales para Guzmán Figueroa y una para Hernández Debroy; en la primera la jueza explicó que quien hizo la diligencia constató que ninguno de los dos estaba detenido en el Juzgado de Mayor Riesgo “D”.

Asimismo, la juzgadora dijo que en la segunda se le permitió a la oficial poder comunicarse con su familia, vía teléfono oficial de la Corte y que no se le limitó el tiempo de llamada, por lo que pudo hablar lo necesario con su familia.