El CGRS afirmó que existen planes de la administración del presidente Donald Trump, de publicar regulaciones que desmantelarían el sistema de asilo de Estados Unidos Foto La Hora/AP/Patrick Semansky.

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

El Centro de Estudios de Género y Refugiados (CGRS, por sus siglas en inglés), afirmó que existen planes de la administración del presidente Donald Trump, de publicar regulaciones que desmantelarían el sistema de asilo de Estados Unidos y cerraría la puerta a quienes buscan protección desesperadamente.

En un comunicado, la organización afirma que estas regulaciones se burlan de los compromisos humanitarios del país y resultarán en un mar de sufrimiento.

“El Centro de Estudios de Género y Refugiados (CGRS, por sus siglas en inglés) está preparado para utilizar cada una de las herramientas a nuestro alcance para combatir este aborrecible ataque contra los derechos de los refugiados”, aseguraron.

En ese orden, explicaron que en los últimos tres años la administración Trump, ha librado un ataque continúo en contra de indígenas, negros y otras personas de color que buscan refugio en el país.

También señalan que, armado “con políticas de odio” y las amplias decisiones del fiscal general, este gobierno ha intentado reescribir las leyes con el propósito expreso de excluir al mayor número de personas posible.

Lea: Migrantes, advierten: además de la pandemia, tema electoral es clave

“Mujeres y niños y niñas que huyen de la brutal violencia doméstica se encontraron entre los primeros blancos de este gobierno. Políticas subsiguientes se han ensañado contra niños y familias vulnerables, atrapado a solicitantes de asilo en México bajo condiciones peligrosas, y usado la pandemia global como un arma contra la niñez migrante que arriba a la frontera”, afirmaron.

LEYES ANTIASILO

La organización con sede en EE. UU., explicó que a medida que Trump se acerca al fin de su primer término, intenta convertir en ley su amplia gama de políticas, procedimientos, opiniones legales antiasilo y proponiendo una regla gigantesca que codifica su odio en forma de regulaciones federales con carácter vinculante.

La directora de políticas públicas e incidencia de CGRS Kate Jastram, mencionó que la regla “es despreciable en su totalidad”, porque la misma violenta el estado de derecho, reescribe el precedente ya bien establecido a través de las cortes de apelaciones del país y violas las obligaciones que se han adquirido mediante tratados internacionales.

“Esta regla reinterpreta casi cada palabra de la definición del refugiado de una manera tan restrictiva como para eliminar por completo el concepto de refugiado”, mencionó Jastram.

Lea: Deportaciones se reanudan, primer vuelo llega a GT con 50 connacionales

REGULACIONES HARÁN CASI IMPOSIBLE OBTENER PROTECCIÓN EN EE. UU.

En general, mencionaron que las regulaciones propuestas harán que sea casi imposible para cualquier refugiado obtenga protección en EE.UU., y que son especialmente dañinas para las mujeres y niñas.

La regla establece que cualquier persona que busque refugio por persecución motivada, al menos en parte, por motivos de género no calificará para recibir asilo, considerar eso, explican que sería una sentencia de muerte para aquellas que huyen de países donde sus abusadores cometen atrocidades inimaginables con completa impunidad.

“Estas regulaciones también desechan cualquier semblanza de debido proceso en los procedimientos de asilo, creando un sistema diseñado para negar cada solicitud. Una de las disposiciones más absurdas permite que los jueces rechacen las solicitudes de asilo antes de adelantar una audiencia”, expresan.

Además, mencionan que incluso los abogados de inmigración con más experiencia tendrán dificultades para navegar “al campo minado” de restricciones que la regla impone, así que muchos solicitantes de asilo, incluyendo niños, se verán forzados a representarse a sí mismos.

“Si bien no es sorprendente, sí es vergonzoso que este gobierno le haya dado fuerza de ley a la agenda antiasilo de Stephen Miller. Estas regulaciones dejarán una mancha grotesca en la integridad moral de nuestro país,” dijo la directora de CGRS, Karen Musalo.

Por último, aseguró que han invertido la totalidad de los últimos años diseñando políticas de odio y de antirefugiados, a costa de la vida de muchos solicitantes de asilo, “esta regla solo traerá más sufrimiento y muertes sin sentido. Debemos unirnos para ponerle un alto a este absurdo”.

Grecia Ortíz
Periodista y Comunicadora de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Reportera para el Diario La Hora desde 2015. En la actualidad realiza contenido para La Hora Voz del Migrante, en temas de interés para la comunidad migrante en Estados Unidos.
Artículo anteriorLa pandemia de enfermedad por coronavirus, o de la impotencia de los intelectuales
Artículo siguienteLibertades de pensamiento y expresión