ACNUR se pronuncia por muerte violenta de solicitante de asilo de El Salvador

Giovanni Bassu, Representante Regional del ACNUR para América Central y Cuba. Foto @sg_sica/Twitter

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), manifestó su consternación ante la muerte violenta de una mujer transexual salvadoreña, quien, por haber sufrido violencia por su identidad de género y persecución de pandillas en El Salvador, había solicitado un proceso de asilo en Guatemala.

En un comunicado, ACNUR explicó que el cuerpo de la mujer fue encontrado el 1 de agosto en su domicilio en Ciudad de Guatemala y que ella había escapado de El Salvador, esto luego de que fuera víctima de violencia.

En ese sentido, hacen un llamado a las autoridades guatemaltecas “de investigar a fondo la muerte ante su compromiso de proteger a las personas de la comunidad LGBTI y a las personas que solicitan protección internacional en el país”.

Giovanni Bassu, Representante Regional del ACNUR para América Central y Cuba, manifestó sus condolencias a la familia y los seres queridos de esta mujer “que intentaba reconstruir su vida en Guatemala luego de haber sido forzada a huir de su país por la violencia”.

Se consultó al Ministerio Público respecto a este hecho, sin embargo, al cierre de esta nota, no había respondido a la solicitud de información.

LA REGIÓN MUESTRA ALGUNAS DE LAS TASAS MÁS ALTAS DE VIOLENCIA

En el comunicado también mencionan que la violencia y persecución continúan forzando a un creciente número de personas de Centroamérica a cruzar fronteras en busca de protección.

Asimismo, expresan que, en 2019, más de 188 mil nuevas solicitudes de asilo fueron registradas por personas del Norte de Centroamérica incluyendo a personas de El Salvador, Guatemala y Honduras, huyendo del deterioro de las condiciones de seguridad y la violencia de sus países.

ACNUR detalla que en total han sido 790 mil personas las que han huido dentro de sus países o a través de las fronteras en busca de protección y que la región muestra algunas de las tasas más altas de violencia en el entorno doméstico, los femicidios y la violencia sexual y de género.

“ACNUR reitera su compromiso con la defensa de los derechos de las personas LGBTI y resalta la importancia de visibilizar y responder a la situación de vulnerabilidad en la que viven”, puntualizaron.