Abuso de autoridad y tráfico de influencias, posibles delitos en caso de Sammy Morales

Por Eder Juárez
ejuarez@lahora.com.gt

Luego que La Hora diera a conocer que por órdenes del Ministerio de Gobernación se limpiaron los antecedentes policíacos de Samuel Morales, hermano del presidente, Jimmy Morales, abogados penalistas indicaron que los posibles delitos en los que pudieron haber incurrido las autoridades y la persona que participó en este hecho podrían ser abuso de autoridad y tráfico de influencias.

De acuerdo con Julio Prado, exfiscal y abogado penalista, el archivo de la Policía Nacional Civil (PNC), solo acepta la modificación del registro de antecedentes cuando la resolución de un juez está en firme, de lo contrario no se pueden borrar los antecedentes.

Prado indicó que en el caso de Sammy Morales todavía está en un proceso judicial y no hay una resolución favorable, por lo que considera que no es normal que hayan hecho una cosa como quitarle los antecedentes, “esto dentro del Código Penal puede considerarse como abuso de autoridad”, dijo el abogado. Prado agregó que otro de los delitos en que pudieron haber incurrido es el tráfico de influencias.

“Si hay una intención de modificar las reglas a partir de una relación de amistad, o un vínculo jerárquico con los funcionarios que están encargos del archivo, también podría haber un delito de tráfico de influencias”, mencionó.

Por su parte el abogado penalista Carlos Bezares señaló que a primera vista podría ser el de alteración de archivos oficiales de la Ley de Acceso a la Información Pública, abuso de autoridad, falsedad material y si se llegaran a presentar esos documentos, inclusive uso de documentos públicos falsificados.

“Es un hecho notorio, ni siquiera se necesita probar…porque él (Sammy Morales) está en juicio, mientras no haya una sentencia condenatoria o absolutoria, hasta ahí puede pedir la certificación de la sentencia y limpiar los antecedentes. Para el común de los mortales antes sería imposible”, dijo Bezares.

Por su lado David Pineda abogado penalista, defensor de algunos sindicados en casos de corrupción, manifestó estar en contra de que los antecedentes policíacos estén condicionados a ser quitados por orden de juez, porque no hay ley que restringe que hasta que se haya terminado el proceso penal de cualquier persona se puedan limpiar los antecedentes.
Según el consultado, no hay norma para que no se pueda limpiar los antecedentes policiales, antes de que se termine un proceso penal.