Edith González

hedithgonzalezm@gmail.com

Nací a mediados del siglo XX en la capital, me gradué de maestra y licenciada en educación. He trabajado en la docencia y como promotora cultural, por influencia de mi esposo me gradué de periodista. Escribo desde los años ¨90 temas de la vida diaria. Tengo 2 hijos, me gusta conocer, el pepián, la marimba, y las tradiciones de mi país.

post author

Edith González

“El segundo Día Internacional de la ONU para Proteger la Educación de los ataques es un momento crucial para recordar al mundo el daño, la muerte y la destrucción que los ataques a la educación, particularmente las armas explosivas, han causado a estudiantes y educadores, escuelas y universidades, en Afganistán y más allá. La Declaración de Escuelas Seguras es un marco integral para proteger la educación y el apoyo coordinado, focalizado y sostenible. Salvará vidas y permitirá que los estudiantes realicen mejor su derecho a la educación en todo el mundo”
Diya Nijhowne
Directora Ejecutiva de CGPE
Colisión Global de Protección contra los ataques a la educación

En la escuela es donde los niños aprenden de la amistad, aprenden lo que les servirá, para cuando sean mayores conseguir el sustento diario. Y muchas veces es hasta el refugio para escapar de los problemas de su hogar. Es el segundo hogar, los niños encuentran allí el cariño que en casa les falta, además del conocimiento. Es preciso proteger las escuelas, los edificios donde los niños y los docentes se reúnen, donde enseñan, aprenden y comparten experiencias y se vuelven mayores para enfrentar al mundo.

Por primera vez se celebró el Día Internacional para proteger la Educación el 9 de septiembre de 2020 por un decreto oficial establecido por la ONU. Para velar por un entorno seguro para la formación de los niños y jóvenes en todo el mundo.

Los informes de ataques a la educación y el uso militar de escuelas y universidades aumentaron en 2020, incluso cuando el Covid-19 forzó el cierre de instalaciones educativas en todo el mundo. Es imperativo que los gobiernos tomen conciencia de su responsabilidad con la educación y protejan las escuelas de los ataques de todo tipo: de las pandillas, de los saqueos, de la venta de drogas, de los abusos.

Por ello es que el Día de las Escuelas Seguras, no es para celebrar, sino para hacer conciencia para proteger las escuelas incluso de los embates del clima, de los peligros que las mismas viejas construcciones puedan causar o de la falta de servicios, que igualmente, pone en peligro la salud de los niños y claro hasta de la falta de docentes, que obliga al hacinamiento de los estudiantes,

Y como dice el Artículo 74 de nuestra Constitución

– Educación obligatoria. Los habitantes tienen el derecho y la obligación de recibir la educación inicial, preprimaria, primaria y básica, dentro de los límites de edad que fije la ley. La educación impartida por el Estado es gratuita.

El informe: «Los efectos de las armas explosivas en la educación: un estudio de caso de Afganistán», identificó más de 200 ataques de este tipo contra estudiantes, maestros, escuelas y universidades afganas entre 2018 y mediados de 2021. Incluyeron ataques aéreos, bombardeos y uso de artefactos explosivos improvisados. Más de 600 educadores y estudiantes resultaron heridos o asesinados en estos ataques. Más de 70 escuelas resultaron dañadas.

La GCPA informó: “Se utilizaron armas explosivas para atacar unas 40 escuelas en Afganistán durante los primeros seis meses de 2021, cuando las fuerzas talibanes se apoderaron de territorios clave. La mayoría de los 185 estudiantes y maestros muertos o heridos en estos ataques eran niñas y mujeres.

Si protegemos las escuelas protegemos la educación y protegemos a los niños.

Edith González
Nací a mediados del siglo XX en la capital, me gradué de maestra y licenciada en educación. He trabajado en la docencia y como promotora cultural, por influencia de mi esposo me gradué de periodista. Escribo desde los años ¨90 temas de la vida diaria. Tengo 2 hijos, me gusta conocer, el pepián, la marimba, y las tradiciones de mi país.
Artículo anterior“Survivor” una esperanza en Nueva York
Artículo siguienteBukele, ¿en camino a la dictadura?