“Zona muerta” en el Golfo de México decrece

Por JANET McCONNAUGHEY
NUEVA ORLEANS
Agencia (AP)

La “zona muerta” de este año en el Golfo de México es sorprendentemente pequeña, pero el agua sin oxígeno subió más cerca de la superficie que lo usual, dijeron científicos.

Las zonas muertas son áreas en las que el agua al nivel del suelo oceánico y encima de éste tiene muy poco oxígeno para sostener vida marina. Esta zona muerta es la cuarta menor que se haya medido en Luisiana, y de apenas 40% de la dimensión promedio pronosticada este año con base en el nitrógeno y otras substancias que fluyen por el río Mississippi.

“Aunque el área es menor este año, no debemos pensar que el problema de reducción de oxígeno en el Golfo de México se ha resuelto. No estamos siquiera cerca del objetivo para esa área hipóxica”, dijo la científica que encabeza el estudio, Nancy Rabelais, de la Universidad Estatal de Luisiana y el Consorcio Marino de Universidades de Luisiana.

La zona muerta cubre unos 7,040 kilómetros cuadrados (2,720 millas cuadradas), y en algunas áreas abarca casi tres cuartas partes de la distancia desde el fondo a la superficie, dijo. El área junto al suelo marino es aproximadamente 50% mayor que el objetivo fijado por la Mississippi River Nutrient/Hypoxia Task Force (Fuerza Especial contra la Hipoxia/Nutrientes del Río Mississippi), añadió.

Cada año, la reducción de oxígeno comienza a medida que la nieve derretida, seguida de aguaceros, baja por el río Mississippi hacia el Golfo de México. El agua dulce recién depositada es más ligera que el agua salobre, lo que hace que se generen dos capas. El nitrógeno y otros nutrientes en el agua dulce alimentan a las algas y los microorganismos que surgen en la superficie. Los microorganismos mueren y se hunden hasta el fondo, donde su descomposición consume oxígeno desde el fondo hacia arriba.

Los vientos sobre áreas poco profundas en la zona muerta probablemente mezclaron oxígeno con el agua, dijo Rabelais, mientras que otros vientos empujaron agua con poco oxígeno a confines más estrechos.

Dijo que la zona hipóxica en el Golfo de México es la segunda mayor zona muerta creada por actividad humana en el mundo, después de la del Mar Báltico.

Con frecuencia la zona se extiende hasta aguas de Texas y en ocasiones llega al este del Mississippi, aunque esto último se ha vuelto más frecuente en años recientes, dijo.