“The Band’s Visit” arrasa con 10 Premios Tony

Por MARK KENNEDY
NUEVA YORK
Agencia (AP)

El musical estadounidense para adultos “The Band’s Visit” superó a la importación británica “Harry Potter and the Cursed Child” en la ceremonia de los Premios Tony y se llevó 10 estatuillas ayer, incluyendo a mejor musical.

Basado en una película israelí homónima del 2007, se centra en los miembros de una orquesta de policías egipcios contratados para dar un concierto en una ciudad israelí pero terminan accidentalmente en el pueblo equivocado. Su presentación de dos culturas extranjeras trabajando en conjunto encontró un punto óptimo entre los votantes del Tony.

“En ‘The Band’s Visit’, la música le da a la gente esperanza y hace que las fronteras desaparezcan”, dijo el productor Orin Wolf al recibir el premio al mejor musical. Le ofrece un mensaje de unión a un mundo que “parece cada vez más empecinado a amplificar nuestras diferencias”.

Tony Shalhoub se alzó con el premio al mejor actor en un musical por su trabajo en “The Band’s Visit”, conectando su victoria con la larga historia migratoria de su familia, y Katrina Lenk, quien se impuso como mejor actriz en un musical por la misma puesta, dijo que ésta le llenaba su “estúpido corazoncito de mucha alegría”.

“The Band’s Visit” también recibió honores a la mejor dirección, orquestación, diseño de sonido, libreto y partitura, iluminación y actor de reparto, para Ari’el Stachel, quien dio un emotivo discurso sobre su pasado.

El director del show, David Cromer, dijo que el musical también es sobre soledad y desesperación, y pidió a que todos le tiendan una mano a cualquiera que se sienta abrumado por la desesperación.

El espectáculo de dos partes “Harry Potter and the Cursed Child” se llevó seis premios, incluyendo a mejor obra, libreto, iluminación, diseño de sonido, orquestación y director, John Tiffany, quien pidió a los presentes que le cantaran “Cumpleaños feliz” a su novio, y estos lo complacieron.

Una puesta de “Angels in America”, el monumental drama de dos partes de Tony Kushner sobre el sida, la vida y el amor en los años 80, obtuvo tres grandes premios, incluyendo a mejor reposición de una obra y trofeos para los actores Andrew Garfield y Nathan Lane.

Kushner apuntó en el escenario que faltaban 21 semanas para las elecciones de mitad de mandato: “Veintiún semanas para salvar nuestra democracia, para sanar a nuestro país y sanar al planeta”.

Garfield ganó su primer Tony, a mejor actor en una obra, y lo dedicó a la comunidad LGBTQ, que dijo que luchó y murió por el derecho al amar. Agregó que la obra es un rechazo a la intolerancia, la humillación y la opresión.

En uno de los momentos más emotivos de la noche, Melody Herzfeld, la heroica profesora de teatro que apoyó a muchos de los jóvenes que exigieron un cambio tras el tiroteo de febrero en una escuela en Parkland, Florida, fue honrada desde el escenario de los Premios Tony.

Herzfeld, a cargo del departamento de teatro de la Escuela Secundaria Marjory Stoneman Douglas, fue vitoreada por la multitud en el Radio City Music Hall. Herzfeld salvó 65 vidas atrincherando a estudiantes en el closet de un salón el Día de Dan Valentín cuando un exalumno, según la policía, abrió fuego en la escuela, matando a 17 personas.

Luego alentó a muchos de sus estudiantes a encabezar el movimiento nacional por la reforma de armas, incluyendo organizar la Marcha por Nuestras Vidas y el sencillo benéfico “Shine”. Miembros del departamento de teatro de Herzfeld subieron al escenario para cantar “Seasons of Love” de “Rent”.

Los anfitriones Josh Groban y Sara Bareilles arrancaron la ceremonia con un dueto al piano de autoparodia para todos los perdedores allá afuera, incluidos ellos mismos. Ni Bareilles ni Groban han ganado premios Grammy o Tony pese a haber vendido millones de álbumes y haber aparecido en Broadway. Hicieron de eso una graciosa canción. “No olvidemos que el 90% de nosotros se irá con las manos vacías esta noche. Así que esto para las personas que pierdan / la mayoría de nosotros hemos estado en sus zapatos”, cantaron en un animado número musical inaugural.

Dos nuevos musicales que encabezaban la lista de nominados con 12 candidaturas, “Mean Girls” de Tina Fey y “SpongeBob SquarePants”, tuvieron una noche difícil. “Mean Girls” no ganó ningún premio; SpongeBob solo uno, a mejor escenografía.

La reposición de “Carousel” se llevó dos honores: mejor coreografía y mejor actriz de reparto en un musical, para Lindsay Mendez, quien aceptó el Tony entre lágrimas al recordar que cuando se mudó a Nueva York le dijeron que se cambiara el apellido a Matthews o no conseguiría trabajo. Se expresó feliz de estar en una producción que “celebra la diversidad y la individualidad”. Para todos los artistas allá afuera, dijo: “Solo sean ustedes mismos de verdad y el mundo lo notará”.

Uno de los momentos resaltantes fue la vivaz actuación del elenco de “Once on This Island”, que incluyó una playa con arena, agua de verdad y un chivo. En el escenario aparecieron como invitados voluntarios y personal de tres organizaciones que brindan ayuda a áreas impactas por desastres naturales. El espectáculo terminó ganando el premio a la mejor reposición de un musical, superando a “My Fair Lady” y a “Carousel”.

La gala de los Premios Tony fue una especie de vuelta de triunfo para una temporada que marcó ingresos récord en Broadway de 1.700 millones de dólares, 17,1% más que el año previo. La asistencia a la Meca del teatro también subió 3,9%, a 13,79 millones.