Salvini: Barcos de ONG con migrantes pueden “olvidar” llegar a Italia

Roma/dpa

Las ONG que rescatan migrantes en el mar pueden “olvidarse” de llevarlos a los puertos italianos, insistió hoy el ministro del Interior y viceprimer ministro Matteo Salvini.

La advertencia llega mientras el barco Lifeline de la organización humanitaria alemana Mission Lifeline sigue sin poder desembarcar a los más de 200 migrantes rescatados del mar en puertos italianos, como tampoco puede hacerlo otro barco de carga danés, el Alexander Maersk, con más de cien.

“(Quiero) reiterar que estos barcos pueden olvidarse llegar a Italia: quiero cortar el negocio a los traficantes y mafiosos”, escribió en su perfil de Facebook.

Sus palabras también valen para organizaciones como Proactiva Open Arms, SOS Méditerranée, Sea-Watch y Sea-Eye, cuyos barcos se encuentran estos momentos o en el mar o en puertos de Malta.

Sea Eye y Sea Watch anunciaron hoy el envío de un embargo con suministros para el Lifeline en aguas internacionales, explicaron en un comunicado conjunto. En el texto cifraron en 234 los migrantes a bordo y añadieron que otros 113 están a bordo del Alexander Maersk.

Salvini, líder de la ultraderechista Liga, de corte xenófobo, lleva mucho tiempo acusando a las ONG de beneficiarse de los rescates de migrantes y estar coordinadas con los traficantes de personas. Las acusaciones no están probadas y son firmemente rechazadas por las organizaciones.

Horas antes, la organización SOS Méditerranée había pedido a los Gobiernos de la UE que garanticen de forma colectiva que los migrantes puedan atracar en las costas rápidamente. “SOS Méditerranée saludaría cualquier plan a nivel europeo para reunir todas las capacidades disponibles para un desembarco seguro y rápido de los rescatados en el Mediterráneo Central”, señaló.

La organización franco alemana italiana es la responsable del “Aquarius”, el primer barco rechazado por el nuevo gobierno populista de Italia a comienzos de mes cuando llevaba más de 600 rescatados a bordo.

El barco finalmente acabó siendo acogido en España pero desató una crisis que reactivó el debate migratorio y convirtió el tema en la prioridad de la cumbre de la UE que se celebrará la próxima semana en Bruselas, y que será precedida de otra a menor escala e informal mañana domingo.