Inicio Publicaciones Público en general Salud, químicos y conflictividad social II
INTERPRETACIÓN Y VIGILANCIA

Salud, químicos y conflictividad social II

Salud, químicos y conflictividad social II

Por Alfonso Mata

En esta segunda parte se explica la importancia de la vigilancia cuando hablamos de salud y químicos y se complementa la primera parte que se publicó la semana anterior en cuanto a las acciones que se deben emprender si se quiere entender todo el problema de la contaminación.

Los ensayos con animales tradicionales, se diseñaron para identificar los niveles de efecto usando un régimen de dosificación que incluye: una dosis que provoca una respuesta manifiesta y al menos dos dosis más bajas, una de las cuales debería ser una dosis en la que no se observa ningún efecto. En las evaluaciones químicas de la EPA, estos estudios suelen utilizarse para identificar un nivel de efecto no observado o un nivel de efecto adverso observado más bajo, que se utiliza como punto de partida para cuantificar los niveles de referencia humanos. Guatemala ¿qué estándares utiliza?

Se ha planteado la preocupación de que los ensayos de toxicidad tradicionales, no detectan los efectos de dosis bajas en funciones nerviosas, endocrinas o de otro tipo, ya que el régimen de dosificación, no incluye dosis dentro del rango de exposición humana o porque algunos puntos finales no se evalúan. En algunos casos, los científicos no están de acuerdo sobre sí ciertos efectos son adversos. Los desacuerdos incluyen: el grado en que un cambio biológico de lo normal es adverso; si algunos efectos son adaptativos y tienen poco efecto en un organismo; definir el grado en que la capacidad funcional está tan deteriorada, que se considera adversa y las incertidumbres sobre la fiabilidad y la sensibilidad de los efectos precursores para predecir los resultados adversos.

Por ejemplo, en varios países, las encuestas de salud y ambiente que hacen, han documentado en la población general, una exposición generalizada a múltiples ftalatos. Aunado a eso, en humanos, los exámenes de tendencias temporales en la exposición a ftalatos, han encontrado reducciones en las concentraciones de algunos metabolitos urinarios de ftalatos y aumentos en las concentraciones de metabolitos de ftalatos de reemplazo. Los ftalatos son químicos ambientales omnipresentes que son antiandrogénicos. Se encuentran en una amplia variedad de productos de consumo, incluyendo juguetes, cosméticos, productos farmacéuticos y materiales de construcción. La exposición humana a los ftalatos, ha sido bien documentada y se produce después de la ingestión, la exposición dérmica o la inhalación. Debido a las preocupaciones sobre la toxicidad de los ftalatos, el uso de ciertos ftalatos en los juguetes de los niños y artículos de cuidado de niños, ha sido regulado en algunos países como los Estados Unidos y La Unión Europea.

Los ftalatos atraviesan la placenta, y los ftalatos, se han medido en el fluido amniótico humano y animal. En la rata, las alteraciones en el desarrollo del tracto reproductivo masculino después de la exposición in útero, son los resultados de salud más sensibles resultantes de la exposición a los ftalatos. Los resultados reproductivos masculinos encontrados en estudios en animales de exposición in útero a ftalatos, se han denominado “síndrome ftalato” e incluyen disminución de la distancia anogenital (AGD), infertilidad, disminución del recuento espermático, criptorquidia (testículos no descendidos), hipospadias (malformación del pene en que la uretra no se abre en la punta del órgano), y otras malformaciones del tracto reproductivo. Un síndrome hipotético en el ser humano “síndrome testicular de disgenesia” comparte algunos de los mismos puntos finales que el síndrome de ftalato de rata. La etiología del síndrome humano propuesto es desconocida, sin embargo, y puede o no implicar exposición a ftalatos.

Bien hemos hablado del problema de un químico, común en muchos productos, pero como ciudadano ¿dónde puedo encontrar la información sobre los más de cien productos de uso común que constituyen un riesgo en mi país.

VIGILANCIA: LO FUNDAMENTAL
En su contexto más simple, vigilancia significa detectar, señalar. En salud la vigilancia es una actividad indicativa de que un resultado adverso en una población humana o en un modelo animal se está produciendo y, que está relacionado con un químico. La vigilancia es posible de lograr a través de búsqueda, recuperación y evaluación de información existente o recogida. Pero vigilancia también se refiere al proceso de monitoreo de literatura existente y de normas implementadas por los que más saben sobre el tema.

La vigilancia entonces, no sólo es para identificar efectos de bajas dosis y tempranos, sino para activamente buscar nuevos datos o monitorear los ya existentes, en búsqueda de interpretar cualquier cambio de dosis de exposición y respuesta biológica con sus cambios, en los expuestos. De esa manera, podemos decir que en la vigilancia se conjugan tres campos: 1. La vigilancia propiamente dicha, 2. La investigación y el análisis y 3. Las acciones.

La información relevante o monitoreo, no solo incluye literatura científica, sino del ambiente en que se suceden los hechos, información tradicional y pensamiento de los expuestos y su cultura, aportaciones de los interesados e información de las características de la exposición.

En resumen: la estrategia para evaluar evidencias sobre efectos adversos, puede resumirse esquemáticamente de la siguiente manera y va progresivamente produciéndose de izquierda hacia la derecha hasta cerrar ciclo y volver a empezar.

Es y se hace indudable entonces, que el Estado, los gobiernos centrales y locales, las cortes, para asegurar una comprensión adecuada de los peligros e informar sobre la toma de decisiones regulatorias que establecen, necesitan una estrategia general para la evaluación continua de la evidencia de los efectos de dosis bajas de la exposición de químicos y su toxicidad en áreas como: la minería, la industria y el trabajo de campo. Esa estrategia que ya sido presentada e implementada en otros países comprende tres fases: vigilancia, investigación y análisis, y acciones. Es importante que el Estado informe a la población, sobre las actividades que está llevando a cabo al respecto y su modelo de análisis y sí no lo está haciendo, que las implemente.

Por lo tanto, el sistema de salud nacional, debe desarrollar un programa de vigilancia activa, centrado específicamente en las exposiciones de químicos de conocido riesgo. Este programa, podría incluir el monitoreo regular de la investigación publicada y otras fuentes de información, la recolección de aportaciones de las partes interesadas y la recolección de información sobre la exposición humana. También podría implicar la recopilación de datos, en colaboración con otras agencias y con terceros. El programa de vigilancia, debe identificar, determinar y priorizar áreas potenciales de enfoque relacionadas con efectos de dosis bajas, tales como químicos y puntos finales.

Después de seleccionar un tema con participación de interesados (una evaluación posterior) el sistema debería planificar su investigación, identificando las preguntas clave que deben abordarse y determinando los tipos de datos y análisis necesarios para responder a las preguntas y apoyar las acciones futuras del sistema.

Los cuatro enfoques principales para la investigación y el análisis son: el análisis de los datos existentes, la revisión sistemática, la generación de nuevos datos o modelos y la integración de las pruebas. Los tipos de análisis utilizados para investigar las preguntas no son mutuamente excluyentes, y varios enfoques, podrían ser necesarios para abordar las preguntas adecuadamente. La integración de la evidencia de efectos adversos de dosis bajas, implica la consideración tanto de la identificación de peligros como de la respuesta a la dosis.

Finalmente, el sistema nacional tiene la obligación de difundir la información al público, solo un buen conocimiento científico puede generar juicios y proposiciones correctas y la búsqueda de una explicación correcta permite una discusión fructífera.

Es importante que el Estado informe a la población sobre las actividades que está llevando a cabo al respecto y su modelo de análisis y sí no lo está haciendo, que las implemente.

Comentarios