Roma vence en último minuto a Torino e Inter cae en el debut ante Sassuolo

Roma
DPA

Un agónico gol del bosnio Edin Dzeko le permitió a la Roma tener un debut exitoso en la nueva temporada de la Liga italiana al ganarle ayer como visitante 1-0 al Torino, a diferencia del Inter de Milan, que sufrió una caída inesperada 1-0 ante el Sassuolo.

Cuando se jugaba el minuto 89, Dzeko conectó de volea un centro del debutante holandés Justin Kluivert que sirvió para que el conjunto romano se llevara los tres puntos de Turín.

“Dzeko a veces puede perder goles fáciles, pero estamos acostumbrados a sus hazañas”, remarcó el técnico de la Roma, Eusebio Di Francesco.

El bosnio había tenido otras dos oportunidades, pero los palos evitaron ambas ocasiones. Además, el serbio Aleksandar Kolarov estrelló otro remate contra el poste.

“En la primera mitad tuvimos un buen manejo del balón, pero no pudimos concretar. En el reinicio sufrimos e hice ingresar a Kluivert para agregar frescura”, explicó Di Francesco, que elogió al joven extremo holandés por la jugada que hizo antes del gol de Dzeko.

“Esperaba que estuviera listo, especialmente cuando el ritmo se ralentizó sobre el final del partido. Él tiene buenas cualidades y las exhibió”, remarcó el entrenador romano sobre el hijo de Patrick Kluivert, exinternacional holandés con pasado en el Milan y el Barcelona.

Del otro lado, el venezolano Tomás Rincón pudo abrir el marcador, pero el travesaño impidió su conquista. Además, los delanteros Andrea Belotti e Iago Falqué también contaron con buenas ocasiones para marcar, pero chocaron contra la buena actuación del sueco Robin Olsen, reemplazante del brasileño Alisson, transferido en cifra récord al Liverpool.

La polémica del juego se vivió al minuto 50, cuando Falqué convertía el primer gol del partido, pero el tanto del español fue anulado a instancias del VAR, por un fuera de juego.

En tanto, el nuevo proyecto del Inter sufrió un duro golpe al perder 1-0 ante el Sassuolo en el debut del equipo en la nueva temporada.

Un penal anotado por Domenico Berardi a los 27 minutos le dio la victoria al Sassuolo, que provocó así el primer gran impacto de la temporada. El triunfo pudo ser incluso más amplio, pero el debutante ghanés Kevin Prince Boateng estrelló un remate al palo en el minuto 65.

En el Inter no fue suficiente el estreno del argentino Lautaro Martínez, que conformó la dupla de ataque junto a su compatriota Mauro Icardi.

A pesar de la derrota, el técnico Luciano Spalletti se mostró confiado en revertir el mal comienzo. “Las caídas afectan el entusiasmo y aumentan la presión, pero hay 50 partidos por jugar y sabemos cómo manejar la situación”, remarcó el técnico “neroazzurro”.

Spalletti consideró, además, que la derrota no mostró lo sucedido en el campo. “El equipo hizo el juego que tenía que hacer. Sufrimos algunos contragolpes, pero perdimos por un penal, no por el dominio del rival”, analizó el técnico.

El Empoli, en tanto, se anotó un gran triunfo al vencer como local 2-0 al Cagliari con goles de Rade Krunic y Francesco Caputo.

También celebró la primera victoria de la campaña el Spal, que le ganó como visitante 1-0 al Bologna con un gol de Jasmin Kurtic. El conjunto local terminó con diez hombres por la expulsión de Adam Nagy en tiempo de descuento.

El Parma, en tanto, dejó escapar una ventaja de dos goles para empatar 2-2 con el Udinese en su regreso a la máxima categoría después de cuatro temporadas. El club se declaró en bancarrota en 2015 y tuvo que retroceder a la cuarta categoría, pero desde entonces sumó tres ascensos consecutivos.

Ayer se puso en ventaja por intermedio de Roberto Inglese y Antonio Barilla, pero el argentino Rodrigo De Paul, de penal, y Seko Fofana marcaron el empate para los visitantes.

El sábado, Juventus, con el estreno de Cristiano Ronaldo, le ganó 3-2 al Chievo Verona, y el Napoli derrotó 2-1 a la Lazio.

La primera fecha de la Liga italiana continúa hoy con el partido Atalanta-Frosinone. En tanto, los encuentros Sampdoria-Fiorentina y Milan-Genoa se postergaron por la tragedia ocurrida en Génova, donde un puente colgante se desplomó y provocó al menos 43 muertos.

Por ese motivo, en todos los partidos hubo un minuto de silencio y los jugadores de todos los equipos lucieron brazaletes negros en señal de duelo.