Roberto González Goyri, un pionero

Miguel Flores Castellanos
Doctor en Artes y Letras

En una reciente investigación sobre el Mural Nacionalidad Guatemalteca de Roberto González Goyri, se han encontrado datos importantes que no se han hecho públicos. La adquisición de su obra Cabeza de lobo (1950) por el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) en 1957, fue parte de una serie de éxitos que lo consagraron a la par de importantes nombres del arte visual internacional.

En los archivos del MoMA se encuentra el listado de adquisiciones distribuido a la prensa en ese año. La compra realizada con los fondos aportados por donantes le permitió a esta entidad poder hacerse de importantes piezas del arte moderno de la época, de pintores como Max Ernst, Lázló Moholy-Nagy, Willem de Kooning, Robert Motherwell, Armando Morales y Roberto Ossaye. Solo aparecer dentro de este listado de personalidades del arte moderno que se desarrollaba en ese momento en Nueva York, consagra aún más a González Goyri, que había ya realizado su mural para el IGSS.

En la misma nota, el museo amplía la información indicando que la obra realizada por don Roberto para el monumento de El Prisionero político desconocido, había sido seleccionada y exhibida en la Tate Gallery de Londres y que esta exposición viajó a la Bienal de Venecia y luego por varios países latinoamericanos. Sin tener más información, pues este período del arte en Guatemala no se ha estudiado a profundidad, situaría a González Goyri como el primer guatemalteco que exhibe en la Tate Gallery y, luego, el primero en exponer una pieza en la Bienal de Venecia.

La obra Cabeza de Lobo es una escultura en bronce, que muestra el momento en que el lobo lanza su aullido, no es una pieza realista, está influida del movimiento cubista del momento, es por eso por lo que se nota el ojo descentrado, y volúmenes casi geométricos que componen el resto de la cabeza. González Goyri dará un giro más realista en otras esculturas realizadas en Guatemala, pues fue un pintor consciente de su público en Guatemala.

Al investigar sobre el diseño de los edificios de la Municipalidad de Guatemala y del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, el arquitecto Ovidio Estrada en su tesis de graduación, Movimiento moderno en Guatemala. Registro y catalogación edificios Municipalidad de Guatemala e Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), deja consignado que los costos del mural de Carlos Mérida en el edificio de la Municipalidad fueron de veinte mil quetzales, y los dos murales externos, el de Guillermo Grajeda Mena y Dagoberto Vásquez, fueron de mil quinientos quetzales cada uno. Este simple dato da una idea del grado de consagración que tenía Mérida en Guatemala en relación con los escultores locales.

González Goyri seguirá una carrera en solitario, en un país donde la inversión en arte para edificios públicos, después de las edificaciones del Centro Cívico, fue escasa, y lo sigue siendo.

Pie de foto: Cabeza de lobo (1950) Roberto González Goyri Colección del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA).