CONTRAVÍA

¿Respeto a la soberanía?

Factor Méndez

fmendez21@gmail.com

Defensor Derechos Humanos. Catedrático. Periodista/Escritor. Estudió Derecho, Derechos Humanos y Trabajo Social en Guatemala, Honduras y Costa Rica. Catedrático San Carlos y Rafael Landívar. Fundador Centro de Investigación, Estudios y Promoción de Derechos Humanos CIEPRODH. Autor de ensayos y artículos sobre temas sociales, políticos, memoria histórica y Derechos Humanos.

post author

Factor Méndez Doninelli

Guatemala, 14 septiembre de 2018. Denuncio ante la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), la actitud intolerante de Carlos López, Director Departamental de Educación de Quetzaltenango, por reprender a escolares que ejerciendo derecho a la libre expresión, repudiaron la decisión presidencial de negar la renovación del mandato de la CICIG, dicho Director, viola la Convención Internacional sobre los derechos del niño, la Ley de Protección Integral de niñez y adolescencia y otros instrumentos de Derechos Humanos (DD. HH.)

Con relación a la CICIG, Mike Pompeo, Secretario de Estado de Donald Trump, ha dicho que los Estados Unidos de Norteamérica (EE. UU.) respeta la soberanía de Guatemala, ese dicho, más parece una ironía que una frase respetuosa.

Una breve cronología no exhaustiva desde el siglo XIX hasta nuestros días ilustra las acciones ilegales y abusivas de los Gobiernos estadounidenses que han organizado, promovido y financiado ocupaciones, invasiones y derrocamiento de Gobiernos democráticos, irrespetando los derechos de soberanía y libre determinación de los pueblos.

La presidencia imperial, sistemática e históricamente ejerce su dominio hegemónico como país central por tanto, acostumbra vulnerar la soberanía de los países periféricos, entre estos, Guatemala. Los norteamericanos invaden países y derrumban Gobiernos democráticos, cada vez que les conviene.

Ocupaciones, invasiones y derrocamiento de Gobiernos por parte de EE. UU.: MÉXICO 1846-1914. NICARAGUA: 1854-1855-1910-1912-1927-1933 y 1981. CUBA: 1898, 1901, 1906 y 1961. PANAMÁ: 1903-1908-1918-1925 y 1989. REPÚBLICA DOMINICANA. 1904-1914 (5 veces), 1916/1924-1965. HAITÍ: 1915. HONDURAS: 1924-1981-2009. GRANADA: 1983. GUATEMALA: 1954 y en 2017 instalan base militar en Petén.

En 1901 EE. UU. impone a Cuba la enmienda Platt, en la cual se arrogan el derecho de intervenir en los asuntos internos de Cuba cada vez que lo estimen conveniente, obligando a Cuba a otorgar en arrendamiento perpetuo el territorio donde está la base naval de Guantánamo. En 1954 organizan y financian un ejército mercenario para invadir Guatemala y derrocar al Gobierno democrático de Jacobo Árbenz. En 1961 organizan un ejército mercenario para invadir Cuba, pero son derrotados en Bahía Cochinos. En 1965 ocupan República Dominicana y derriban al presidente Juan Bosch. En 1971 planifican el golpe de Estado en Chile y derrocan al presidente Salvador Allende. En 1981 organizan el ejército mercenario de la “contra” para sabotear y desgastar al Gobierno sandinista. En 1983 invaden la pequeña isla de Granada y deponen al Gobierno democrático de Maurice Bishop. En 1989 invaden Panamá. En 2009 apoyan el golpe de Estado en Honduras y derrocan a Manuel Zelaya.

Desde luego, también han intervenido en países de otras regiones y continentes del mundo, no sólo en América Latina.

Los estadounidenses entienden que para lograr un acomodamiento de sus intereses geopolíticos y estratégicos sin ningún impedimento, deben ignorar la dignidad de los pueblos y pisotear a su antojo la soberanía de los países periféricos, porque tienen la arrogancia de considerar a estos países como su “patio trasero”, lo que según ellos, les otorga el derecho de invadir, ocupar y derrocar Gobiernos, conforme convenga a sus intereses.

¿De qué respeto a la soberanía hacen alarde los funcionarios estadounidenses? ¿Acaso el Gobernante guatemalteco y sus asesores conocen el concepto de soberanía como Derecho Humano? ¿Cómo explica el señor Jimmy Morales la construcción de una base militar estadounidense en territorio guatemalteco? ¿Qué soberanía dicen defender con vehemencia el señor Morales, sus adláteres y lacayunos de las élites?