¿Quién es el sujeto enfrente?

Raymond Wennier

raymondwennier@yahoo.com

Estadounidense residente en Guatemala hace 46 años. Maestría en Administración Educativa, Memphis State University, Memphis, TN. Licenciatura en Pedagogía y Administración Educativa, Universidad de San Carlos de Guatemala, Colegiado activo 410. Trabajo: En áreas urbana y rural guatemaltecas. Consultor Educativo. Docencia y Administración Educativa. Publicaciones: Alrededor de 600 artículos sobre temas educativos de 1,980 a la fecha. Autor del libro "Liderazgo, una nueva conceptualización", 1987.

post author

Raymond J. Wennier
raymondwennier@yahoo.com

La Universidad de Chicago dejó de requerir los exámenes estandarizados ACT y SAT como parte de los requisitos de admisión.

Hablando de estar abrumados, el campo educativo está en primer lugar por tal cantidad de “nuevas ideas” y aún “ideas viejas”, pero dichas en otra forma, que prohíben que los maestros puedan poner las más importantes en su “bodega” de estrategias para ser utilizadas de acuerdo a las necesidades para enseñar a los alumnos en las maneras que ayuden, a los maestros y a los alumnos, a obtener el éxito.

Para que eso sea una realidad, hay que tener un proceso educativo DINÁMICO que por sí requiere una revisión constante de lo que hacemos con los alumnos. Entonces, eso me trae al replanteamiento del concepto de un currículo del siglo pasado a una propuesta que incluye la participación activa de los alumnos (eso es lo que queremos, ¿verdad?) que llamo Diseño Temático, que se divide en dos partes, por un lado el maestro y por el otro, con igual énfasis, los alumnos. El Diseño Temático no está restringido en edades sino basado en la observación (el maestro tiene que ser experto observador) de las necesidades de los alumnos en relación al mundo a su alrededor. Digo alrededor porque la tecnología trae todo “al lado” de los alumnos en cuestión de minutos o segundos.

El proceso entonces, es tomar el tiempo para alinear y profundizar esa información con los intereses de los alumnos. El maestro es quien ve cómo se pueden alinear los intereses y la información para lograr conocimientos valederos y perdurables para los alumnos.

El Diseño Temático toma a la persona, conformada por tres áreas que describen un ser, alumno, completo. 1. La Neurología (cabeza) que todos los educadores tenemos que conocer más profundamente y saber cómo explicarla a los alumnos. Es aplicar cómo aprenden y por qué deben esforzarse en aprender tal o cual tema. 2. Todo lo relacionado a la actividad y al movimiento (cuerpo) son acciones resultantes de conocer qué partes integradas del cerebro son responsables de ayudar a la persona a aprender con más facilidad y sobre todo recordar, con el propósito de aplicar esos conocimientos a nuevas situaciones para resolver problemas. Eso requiere que haya en el aula un ambiente que provea experiencias enriquecedoras que también respondan a las necesidades e intereses de los alumnos. Desde luego, los maestros tienen que utilizar tiempo para crear esas experiencias; sería mejor si pudieran hacerlo en equipo. Varias personas crean mejor que una sola. Así es como lo hacen en las grandes empresas y corporaciones. Es crear para actuar, tomando en cuenta las necesidades de las personas. 3. Las emociones (corazón) son parte integral y actúan como filtro de acción para las otras dos áreas. Dentro de ésta, uno de los puntos de suma importancia es la EMPATÍA, ponerse en los zapatos de las otras personas para saber cómo percibe su realidad y forma su perspectiva.

Así es, atendamos al alumno como al ser completo que es.