Paraguay confirma caso de malaria y activa bloqueo epidemiológico

Asunción
Agencia (dpa)

El ministerio de Salud Pública de Paraguay confirmó la aparición de un caso de malaria importado, lo que obligó a activar de inmediato un sistema de bloqueo epidemiológico, a menos de un mes de que el país fuera declarado libre de esa enfermedad.

El caso se diagnosticó en la ciudad de San Ignacio, provincia de Misiones, 230 kilómetros al sur de Asunción, capital del país, y cerca de la frontera con Argentina.

Un hombre que regresó recientemente de un país africano, donde estaba trabajando, presentó síntomas y se confirmó el diagnóstico, mientras que un compañero suyo con síntomas similares está bajo estudio, informaron las autoridades.

Pedro Pérez, director de la Octava Región Sanitaria de Paraguay, recordó que “las personas infectadas suelen presentar fiebre, escalofríos y síntomas gripales en un primer momento y los síntomas de la malaria aparecen después de siete días o más”.

“Los casos de malaria son muy frecuentes en África y Centroamérica. Ante la sospecha, realizamos la prueba y el diagnóstico de casos importados, teniendo en cuenta que Paraguay es un país libre de malaria”, agregó el médico paraguayo.

Las autoridades sanitarias del país activaron de inmediato la vigilancia epidemiológica y lanzaron un alerta a nivel nacional, mientras se realiza el tratamiento del caso.

San José de Costa Rica, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que Paraguay se convirtió en el primer país de América en 45 años en recibir la certificación libre de malaria.

“Historias de éxito como la de Paraguay demuestran que es posible”, señaló en un comunicado el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Paraguay fue el primer país en recibir esta certificación en el continente desde Cuba en 1973.

La OMS otorga la certificación después de tres años sin que se registren nuevos casos autóctonos, y esa condición se mantendrá ya que el caso ahora detectado es importado del Africa, según las autoridades paraguayas.

Los principales problemas en el continente americano en este terreno se sitúan en los países amazónicos como Colombia, Brasil, Perú y especialmente Venezuela, donde la crisis política y económica golpea los servicios de salud.