Organizaciones rechazan creciente militarización

Por Denis Aguilar
daguilar@lahora.com.gt

Organizaciones de víctimas del Conflicto Armado Interno en Guatemala y el Consejo Nacional para el Cumplimiento de los Acuerdos de Paz (CNAP), se pronunciaron hoy en rechazo a la presencia del Ejército en acompañamiento al presidente Jimmy Morales en varias actividades en las últimas semanas, condenando lo que consideran una remilitarización en Guatemala.

Las víctimas del Conflicto señalaron al Ejército de ser el responsable de más de 200 mil asesinatos durante los 36 años de guerra interna, por lo que condenaron que elementos castrenses salieran a las calles durante las manifestaciones pacíficas de ayer.

“Rechazamos rotundamente la participación del Ejército en las conferencias de prensa del presidente Jimmy Morales y la presencia de kaibiles y militares fuertemente armados durante las manifestaciones pacíficas de la ciudadanía”, señalaron en un comunicado.

“El rol político e intimidatorio que está tomando el Ejército en este momento viola los compromisos firmados en los Acuerdos de Paz, en donde el Estado se comprometió a reducir el papel del Ejército al cuidado de las fronteras del país”, reiteraron.

Feliciana Macario, integrante de una de las organizaciones, dijo que están indignados debido a las decisiones del Ejecutivo al querer reprimir e intimidar al pueblo de Guatemala con esas acciones.

Miguel Itzep señaló que la presencia de militares en las calles les recuerda la represión que vivieron en sus comunidades, asegurando que están totalmente en contra de esas medidas, por lo que exigieron al Gobierno poner fin a esas acciones.

Las víctimas del Conflicto Armado exigieron también la renovación del mandato de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el retorno del comisionado Iván Velásquez a Guatemala.

“Es primera vez en la historia, después de la Firma de la Paz, en que un gobierno está acordonado con jefes militares”, dijo Itzep, quien agregó que Jimmy Morales debe renunciar como Presidente y presentarse ante la justicia.

Por su parte Miguel Quiej señaló que la presencia de militares les recuerda las masacres, secuestros y asesinatos que ocurrieron durante los años más cruentos de la guerra interna.

SE ATENTA CONTRA LA AGENDA DE LA PAZ

El CNAP señaló que la presencia militar en las calles atenta contra la agenda de paz, ya que el Ejército está realizando acciones que no se contemplan dentro de sus funciones y que contravienen al Acuerdo Marco sobre Democratización para la Búsqueda de la Paz por Medios Políticos, suscrito entre el Estado de Guatemala y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG).

Ante esa situación, el CNAP pidió al Legislativo promover iniciativas que favorezcan al pleno cumplimiento de los Acuerdos de Paz, mientras que al Ejecutivo le exigieron evitar la militarización de las instituciones del Estado.

El Ejército justificó ayer la presencia de kaibiles durante la Sesión Solemne del Congreso, asegurando que son parte de la seguridad del presidente Jimmy Morales.