Inicio Publicaciones Público en general Matrimonio y salud

Matrimonio y salud

Matrimonio y salud

Alfonso Mata

Balzac en su fisiología del matrimonio establecía: “el matrimonio es un combate sin tregua, antes del cual los dos esposos piden al cielo su bendición, porque amarse siempre es la más temeraria de las empresas. No tarda el principio del combate, y la victoria, es decir, la libertad, queda para el más hábil”.

Pero ¿tiene alguna ventaja para la salud…? al menos veamos lo poco que sabemos sobre ello.

Según una investigación realizada por la Universidad de la Ciudad de Yokohama, en pacientes con diabetes tipo 2, las personas solteras, tienen más probabilidades de tener sobrepeso que las personas casadas. Además, los hombres casados, también son menos propensos a desarrollar un síndrome metabólico, es decir, la combinación de diabetes, hipertensión y obesidad, que termina con daños irreparables en los vasos sanguíneos. Los investigadores analizaron 270 individuos con diabetes tipo 2, con edad promedio de 65 años. 180 de ellos estaban casados, mientras que los otros 90 eran solteros. Después de medir el contenido de grasa del cuerpo, los científicos encontraron que el grupo casado, tenía menos del 50% de posibilidades de sobrepeso. Los casados también mostraron niveles más bajos de grasa corporal, es decir, 18.9 libras contra 23.5 en solos. “Estos hallazgos sugieren que es necesario ofrecer asistencia social y apoyo, para ayudar a los pacientes con diabetes tipo 2 en personas que viven sin pareja”, concluyeron los investigadores.

Pero son pocos casos los de ese estudio, se podrá argumentar. Afortunadamente, un estudio del Langone Medical Center de la Universidad de Nueva York, al mando de Carlos Alviar, confirma indirectamente estas conclusiones. El estudio, presentado durante un evento de la American College of Cardiology, evaluó la salud de más de tres millones y medio de personas a través de una serie de pruebas para probar la funcionalidad de las arterias en varios lugares en el cuerpo, desde las piernas hasta el corazón y el cerebro. La edad promedio era de 64 años y el 63% de la muestra era femenina. De los datos surgió que, aparte de otros posibles factores que podrían afectar el riesgo cardiovascular, los sujetos casados de ambos sexos mostraron una posibilidad de problemas cardíacos reducidos en comparación con el promedio. Por cierto, ser divorciado o viudo, aumenta el riesgo más que el ser casado o soltero. El matrimonio también muestra toda su eficacia protectora, a medida que más jóvenes son los dos cónyuges. Otro estudio de la Universidad de Cardiff publicado en el British Medical Journal también apoya la misma tesis. Según los investigadores galeses, la estabilidad de la vida de la pareja, favorece el equilibrio psicológico de las mujeres e induce a los hombres a respetar un estilo de vida más saludable, especialmente desde el punto de vista nutricional. “Las personas casadas tienen una tasa de mortalidad de 10-15 por ciento más baja que la media”, dijeron los investigadores. De modo que Cupido puede hacer bien a la salud, sin embargo, un grado de madurez es necesario.

Pero mucho cuidado: no confundir matrimonio y obligaciones del mismo, con vida sexual y sexo. La pasión experimentada por las relaciones adolescentes y personas muy jóvenes, es definitivamente adictiva y lleva al cerebro a niveles intensos de dopamina, que a menudo se asocia con síntomas depresivos, mientras que en las relaciones más maduras, prevalece la hormona de apego, la oxitocina. Hay sus diferencias ¿verdad?

Según los médicos, la mejor edad para comprometerse en una larga relación es de 25 para los hombres y 19 para las mujeres, pero hay que recordar: “no todas las relaciones son buenas para la salud, las relaciones disidentes y difíciles, tienen un impacto negativo sobre el equilibrio mental y sus rupturas producen efectos beneficiosos. Mucho mejor volver a ser soltera.”

Mayor autocontrol y efectos positivos en el cuerpo, es otra temática relacionada con la salud y el matrimonio. Un estudio reciente de la Universidad de Tilburg, Holanda, sostiene que el cambio inducido por el matrimonio, tiene efectos positivos sobre nuestra capacidad de autocontrol y propensión al perdón. Los científicos holandeses, examinaron 199 parejas casadas, pidiendo a los dos cónyuges, que evaluaran su grado de comprensión mutua. El estudio duró 4 años, durante los cuales los investigadores encontraron mejoras en los dos parámetros considerados. Para poder explicar esto hay otros estudios. Un estudio de la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh publicado en la revista Psychoneuroendocrinology, reveló en el cuerpo de los sujetos casados, niveles más bajos de cortisol, la hormona del estrés. Los científicos han recogido muestras de saliva de 572 adultos sanos entre las edades de 21 y 55, encontrando que los niveles de reducción, fueron constantes durante los tres días que repitieron el examen. Las personas casadas, también muestran una disminución más rápida del estrés, con beneficios generales para la salud.

En el aspecto en cuanto a recuperar la salud, igualmente hay datos interesantes del efecto del matrimonio. Según una investigación publicada en el Diario de la American Heart Association, quien tiene un matrimonio estable, se beneficia de mayores oportunidades de supervivencia en el caso de un accidente cerebrovascular. Los científicos de esa publicación, evaluaron datos de 2 mil 351 adultos que sufrieron un accidente cerebrovascular entre 1992 y 2010, encontrando que el riesgo de muerte era 71% mayor en sujetos que no estaban casados. Incluso haber llevado una boda sobre la espalda al momento del accidente fue útil, ya que divorciados y viudos muestran un riesgo menor de 23% y 25%, respectivamente, de morir como resultado de un accidente cerebrovascular que los que han sido solteros de por vida. Además, no hubo diferencias sustanciales entre hombres y mujeres.

¿Aún tiene dudas? Un estudio estadounidense con 289 gemelos, que tenían personalidades similares al comienzo del estudio. Al final, demuestra que el que se casa, mejora el carácter y la personalidad. La investigación fue publicada en la revista Archives of General Psychiatry y fue llevado a cabo por investigadores de la Michigan State University. El estudio monitorizó durante 12 años a los hombres que al principio del trabajo tenían entre 17 y 29 años. Entre los gemelos seguidos durante esos años, los casados mostraron ser más corteses, sociables y más saludables, que los solteros. Los rasgos negativos de la personalidad, como la agresión, la tendencia a mentir, e incluso el cometer actos delictivos, son también menos pronunciados en los casados. La diferencia fue aún más evidente entre los gemelos homocigóticos.

Otros estudios han demostrado los efectos positivos del matrimonio sobre las huellas de responsabilidad en el cuidado de la salud. Una investigación conducida por Hendrik Schmitz, un erudito de la escuela alemana de economía de Ruhr, muestra buenas noticias para los casados. En primer lugar, los hombres casados se someten con más frecuencia a los controles médicos. En segundo lugar, la presión psicológica de su esposa, que quiere un marido físico más activo, produce efectos positivos en el cuerpo de los hombres. Como explicó la autora del estudio, si una mujer va al médico, la probabilidad de que su pareja también sea revisada aumenta en 6 puntos porcentuales. Una persona que tiene una buena relación, por lo general quiere que su pareja esté sana, porque se cuidan unos a otros.

Confirman los estudios también, que el matrimonio es una protección contra las formas depresivas, la ansiedad y la dependencia potencial de alcohol, psicofármacos y narcóticos. En uno de ellos, realizado por un equipo de Nueva Zelanda en colaboración con la Organización Mundial de la Salud y la Universidad Americana de Harvard, ha examinado una muestra muy grande de personas, unas 35 mil, cuya experiencia ha llamado la atención de los médicos, por el peligro de que la separación o divorcio constituya para la salud mental de los cónyuges. La coordinadora de la investigación, la psicóloga Kate Scott, de la Universidad de Otago en Wellington, dijo: “Hay investigaciones internacionales anteriores, sobre el impacto que tiene la maternidad en la salud mental de hombres y mujeres. Pero este estudio proporciona conclusiones más precisas y detalladas”. De hecho, otras investigaciones han demostrado los efectos beneficiosos del matrimonio en la salud de los cónyuges: el nupcial lazo sostiene baja presión y protege el corazón; funciona como un escudo contra el cáncer y el Alzheimer y tiene una acción antidepresiva, incluso mejora la lucha contra la gripe y el cicatrizado de las heridas.

De igual manera, estudios de las últimas décadas, realizados con datos longitudinales, han encontrado que casarse (y permanecer casado con la misma persona) se asocia con mejores resultados de salud mental. Presentan evidencia de mejoras en el bienestar emocional después del matrimonio, que declina después con la separación. La ganancia conyugal suele ser para ambos, pero la pérdida conyugal es generalmente más deprimente para las mujeres. Los análisis psicológicos en el matrimonio, incluyen una gama más amplia de medidas de bienestar mental y encuentran que, aunque existen diferencias por sexo en los tipos de respuestas emocionales a las transiciones matrimoniales, los beneficios psicológicos asociados con el matrimonio, se aplica igualmente a hombres y mujeres

¿Otro dato a favor? Una gran cantidad de documentos de la literatura muestra que los hombres casados, ganan salarios más altos que sus homólogos solos. Este diferencial, conocido como el “premio del matrimonio”, es considerable y parece ser que la diferencia entre el ingreso familiar de mujeres casadas y solteras, es mayor que entre hombres casados y solteros. Además, las personas casadas, tienen en promedio mayores niveles de riqueza y activos. La magnitud de la diferencia, depende de la medida exacta utilizada, pero en todos los casos, es mucho más del doble que la de otros tipos de hogares, lo que sugiere que este resultado, no se debe simplemente a la agregación de la riqueza de dos personas.

En resumen: El matrimonio influye en diversas dimensiones de la vida, incluyendo la salud física y la longevidad, la salud mental y la felicidad, el bienestar económico y la crianza de los hijos. Investigaciones recientes también han examinado las conexiones con el sexo y la violencia doméstica. En fin que ante la evidencia mundial, sería importante analizar lo que sucede al respecto en nuestro medio.

¡No dispares! el matrimonio no se deriva de la naturaleza. Las familias son diferentes. Las leyes se han hecho para las costumbres, y las costumbres varían. El matrimonio puede, por lo tanto, sufrir el perfeccionamiento gradual a que parecen sometidas todas las cosas humanas. Así se pronunciaba don Napoleón Bonaparte en la discusión de este tema en el código civil.

Comentarios