Guardiola: “Estoy decepcionado con lo que dijeron en Argentina”

 

Buenos Aires

Agencia dpa

El técnico español Pep Guardiola negó hoy haber tenido algún contacto con la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) para dirigir a la selección de Lionel Messi y se mostró “decepcionado” por lo que se dijo en Buenos Aires.

El presidente de la AFA, Claudio Tapia, había declarado días atrás que había averiguado la posibilidad de contratar a Guardiola como técnico de la “Albiceleste” tras la salida de Jorge Sampaoli, pero dijo que era “muy difícil, billetera (cartera) gorda”.

“Algo averiguamos. Sí, sí. La verdad, averiguamos. Había una imposibilidad muy grande”, expresó entonces Tapia, al dar a entender que Guardiola cobraba demasiado dinero para la federación argentina.

Consultado hoy durante su conferencia de prensa en el Manchester City sobre el tema, Guardiola negó que haya existido algún contacto o intento de negociación.

“Estoy bastante decepcionado con lo que dijeron en Argentina, hablando de que es imposible contactarme por mi salario. Para saber eso, tienen que conocer mi salario y tienen que saber que yo sé exactamente que cuando estás con una selección nacional es totalmente diferente a dirigir un equipo. Y la tercera cosa, la más importante, es que nadie me contactó”, declaró el ex entrenador del Barcelona y el Bayern Múnich.

“Por supuesto porque yo tengo contrato y quiero estar acá hasta que termine. No fue correcto decir que la razón para no dirigir a la selección argentina era mi salario”, sostuvo.

“Yo no voy a entrenar a Argentina, pero tampoco está bueno que me pongan en un lugar incómodo, porque no sé qué puede pasar en un futuro. El entrenador tiene que ser argentino. Hay muchos, y son realmente buenos. Yo no voy a entrenar a la Argentina”, subrayó Guardiola en declaraciones difundidas por el diario deportivo “Olé”.

Tras el alejamiento de Sampaoli, luego del pobre resultado que tuvo Argentina en el Mundial de Rusia 2018, la AFA decidió tomarse un tiempo para evaluar proyectos y elegir a su sucesor.

La temprana eliminación de Argentina de Rusia, al caer en los octavos de final por 4-3 ante Francia, abrió una nueva crisis en el conjunto nacional, que debe jugar en septiembre dos amistosos con Colombia y Guatemala, otros hacia fin de año y preparar el plantel para disputar el año próximo la Copa América de Brasil 2019.