Inicio Publicaciones Público en general Casi listo
OCTAVO MES DEL VIAJE FANTÁSTICO

Casi listo

Casi listo

Alfonso Mata

VEINTINUEVEAVA SEMANA: ESAS PIERNAS

Tu vientre está redondeado, el tiempo pasa, ¡por fin! en tu séptimo mes de embarazo. El bebé ha vuelto a ganar peso: pesa alrededor de 1 kg (más de dos libras) y mide 34 cm. Sus pequeños pulmones todavía inmaduros. Los alvéolos pulmonares no están listos para llenarse de aire, por lo tanto, no pueden garantizar el intercambio correcto de gases necesarios para su vida al aire libre. Se han multiplicado en número y se mantienen llenos de líquido amniótico que les impide pegarse y pronto secretarán una sustancia llamada surfactante, que evitará que las paredes alveolares se retraigan y vayan a pegarse en la primera respiración. Con un poco de paciencia, en dos meses, esta maduración pulmonar se completará. Ciertamente, sería viable, pero muy vulnerable.

El vientre ya tira. Lo sientes como si el bebé e stuviera dando vueltas todos los días. De hecho, esta semana, la pesa mostró 400 g más ¡Normal! el útero sigue creciendo. Ten cuidado, puedes sentir contracciones varias veces al día. Si estas contracciones no son dolorosas, ni regulares, no hay preocupaciones. Si no es así, consulta con tu ginecólogo lo antes posible. Mientras tanto, quita el acelerador en tus actividades.

Doctor ¿qué hago? las piernas me pesan mucho. Las mujeres embarazadas trabajadoras son las más afectadas: por la noche, las piernas les pesan, la sangre ya no circula normal. En caso de predisposición a insuficiencia venosa, el médico puede prescribir medias de compresión. De lo contrario, un poco de ejercicio, una alternancia de duchas frías y cálidas y la elevación bastante frecuente de las piernas, puede aliviar. La bicicleta, fortalece los músculos de las piernas, mejora el transporte de la sangre al corazón. Si su compañero puede ayudar mucho.

TREINTAVA SEMANA: EL CANSANCIO EMPIEZA A PASAR FACTURA
¿Te sientes un poco más molesta de lo habitual? Tal vez tu bebé se ha dado la vuelta para el parto y está presionando la caja torácica ¿cabeza abajo? Es posible que tu bebé ya se haya dado la vuelta, alistándose para salir, lo que puede molestarte ya que patea su caja torácica. Esta semana, mide 35 cm desde la cabeza hasta los talones y pesa unos 1.2 kg. Su cuerpo adopta una forma de “verdadero” bebé. Sus pulmones, todavía inmaduros pero cada vez más “acabados”, permiten ver los vasos sanguíneos. Los movimientos de muchos órganos están ahora bien coordinados y el ritmo es constante.

Gracias a la grasa que rodea su piel, el bebé es capaz de regular su temperatura por su cuenta, pero sí nace ahora, debe ir a una incubadora para calentar. Si es un niño, los testículos han descendido al escroto.

Recuerda que al principio del embarazo, tu útero no era más grande que una ciruela. Al final, es del tamaño de una pelota de baloncesto. La altura del útero es de unos 28 cm (desde la parte superior del pubis hasta la parte inferior del tórax). Los vientres tienen una apariencia diferente y no son anormales: los hay redondeados, puntiagudos, bajos, altos… cuestión de morfología dicen los médicos. A partir de ahora, vigila tu postura; cuando te arqueas, el dolor de espalda se acentúa y además los latidos de tu corazón, se han acelerado y te sientes cada vez más cansada.

Doctor ¿me cambia todo, hasta la cara? Durante el tercer trimestre, algunas mujeres embarazadas pueden tener edema en la cara, las manos o los tobillos, que puede ser una señal de preeclampsia (o toxemia). El médico supervisará minuciosamente la presión arterial y la función renal que pueden verse afectadas. A menudo, el descanso y una dieta rica en proteínas proporcionan alivio.

TREINTAIUNAVA SEMANA: EL CHICO(@) SE IMPACIENTA
El bebé mide unos 36 cm y pesa entre 1.2 y 1.5 kg. Ahora tiene menos espacio para moverse, y cuando lo hace, sientes sus movimientos más, sin embargo, todavía tiene suficiente espacio para sus actividades. En la quietud de la noche, respira. Su pecho se levanta y baja lentamente. También escucha mejor y mejor lo que sucede fuera y llega incluso a diferenciar las voces. Su sentido del gusto se pone a prueba: sabemos que él ama más lo dulce que lo salado. Su sistema digestivo funciona normalmente. Finalmente, está protegido contra las enfermedades gracias a la placenta que entrega anticuerpos esenciales, que lo protegen de enfermedades infecciosas.

Pronto tendrás consulta prenatal. Se lleva a cabo de la misma manera que las anteriores, pero el énfasis está en la prevención del parto prematuro, la detección de infecciones y la toxemia que aparece con mayor frecuencia en el tercer trimestre. Por ejemplo, si el ginecólogo o la comadrona encuentran que su cuello uterino está abierto y suavizado, un signo de una amenaza de parto prematuro, el ginecólogo o partera le prescribirá descanso y tratamiento.

Doctor ¿y si mi niño nace prematuramente? Los bebés prematuros nacen entre 28 y 37 semanas de amenorrea. Dependiendo de su término, y por lo tanto su desarrollo, la condición del bebé varía. Los prematuros grandes nacidos antes de las 32 semanas (1%) son trasladados a un centro de reanimación neonatal (nivel de maternidad 3) donde se colocan en una incubadora para regular su temperatura y recibir alimentación por sonda. También reciben asistencia respiratoria para que no se vean privados de oxígeno. Los bebés prematuros de 32 a 35 semanas, pueden ser tratados en un hospital de maternidad de nivel 2 o transferidos a neonatología. Los bebés prematuros de 35 a 37 semanas, son referidos a un centro de acuerdo a su condición.

En este momento de su embarazo, una enfermedad infecciosa, podría tener consecuencias graves (parto prematuro, entre otros), porque muchas bacterias y virus, son capaces de cruzar la barrera placentaria para entrar en la sangre del bebé. Por lo tanto, debe informar a su médico cualquier fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta, infección del tracto urinario o trastorno alimentario.

TREINTAIDOSAVA SEMANA: ¿ESTÁ TODO EN ORDEN?

De semana a semana, tu bebé se vuelve más y más vigoroso. Además, observas cómo tu vientre se tuerce en todas las direcciones y comprenderás que tu hijo se está ejercitando en Tu vientre. Ahora mide 37 cm desde la cabeza hasta los talones y pesa alrededor de 1.5 kg. ¡Es casi gordo! Entrena para abrir los ojos y respirar. Si es un niño los testículos bajan en sus bolsas. Si es una niña, las ovogonias se convierten en ovocitos.

Problemas respiratorios y fatiga en el ritmo de tu rutina diaria. No estás del todo, en el mejor de los casos pero, te sientes plenamente satisfechas en general. Tu útero alcanza hasta 12 cm por encima del ombligo y, ahora, tu vientre casi ha alcanzado su volumen máximo. Ya no ves tus pies cuando estás de pie. Tus senos comienzan a secretar una sustancia amarillenta, el calostro, el líquido que poco a poco será reemplazado por la leche materna después del nacimiento. Más de nueve semanas antes de que tu bebé llegue.

Durante el último ultrasonido llamado biométrico, el médico evaluará de tu bebé, sí están sus órganos internos en orden. Observará el corazón, los riñones y el cerebro desde el interior. Si descubre algo anormal, él te lo hará saber.

¡Que tu pequeño ya casi está listo! Correcto, maneja ya muchas funciones y no depende ya de ti en muchas. Se van fortaleciendo muchos órganos.

Comentarios