Carlos Ruiz Burgos, el Bombero

Edith González

hedithgonzalezm@gmail.com

Nací a mediados del siglo XX en la capital, me gradué de maestra y licenciada en educación. He trabajado en la docencia y como promotora cultural, por influencia de mi esposo me gradué de periodista. Escribo desde los años ¨90 temas de la vida diaria. Tengo 2 hijos, me gusta conocer, el pepián, la marimba, y las tradiciones de mi país.

post author

Edith González

“Cuando un hombre se convierte en bombero, ha conseguido su mayor acto de valentía. Lo que hace después está en su línea de trabajo”.
Edward F. Croker

Recién iniciaba la segunda mitad del siglo XX cuando a inicios del mes de agosto de 1951 vio la luz del día un hermoso bebé; rosadito y chapudito, que llegó a llenar de alegría el hogar de doña María Teresa Ruiz y de don Humberto. Y sería el primero de un grupo de once hermanos, ocho varones y tres mujeres que llenarían de alegría la vida de los esposos Ruiz Burgos: Eduardo, +Gustavo, María Teresa, Luis, Edgar, +Mauricio, Giovanny, Dilian y Heidy+.

Con el tiempo estos chicos crecerían y se influenciarían unos a otros, se protegerían y compartirían sus tristezas y alegrías, como este 8 de agosto, cuando se reunirán para celebrar los 67 años del hermano mayor de la familia Ruiz Burgos, Carlos Bruno.

Quien durante sus años de estudiante descubrió además de su espíritu aventurero y su alma generosa al Cuerpo de Bomberos Municipales Departamentales, el que constituiría su primer amor desde 1969 cuando ingresó a sus filas y no lo abandonaría con el paso de los años. Llegando a ser Director de la Escuela de Bomberos Municipales y Comandante Ejecutivo. Miembro muy importante, como Vicepresidente en la actualidad de la Junta Directiva de los Bomberos Municipales Departamentales, además de Director General de la Academia Nacional de Bomberos Municipales Departamentales, en donde ha sido la columna de la formación de más de tres mil elementos que ahora integran la Asociación de Bomberos Municipales Departamentales.

Al igual que lo haría con la mujer que más adelante de su vida conoció y formó un hogar. Doña Yoli, una mujer dedicada al cuidado de las hijas que con el tiempo engendrarían: María Mercedes y Lourdes, quienes completarían el hogar con tres nietos, dos niñas y un varón, que pasarían a ser el orgullo de la familia y los consentidos del abuelo Carlos.

Un hombre entregado a atender al prójimo a través de su servicio. Se convirtió en un ejemplo para tres de sus hermanos, quienes siguieron sus pasos haciéndose bomberos.

Recuerda Giovanny, el noveno de los hermanos, que en una ocasión acudió a la estación de bomberos en donde Carlos prestaba su servicio y él se ofreció a llevarle de vuelta en una ambulancia, la que recibió un llamado y debió acudir a atender a una persona atropellada. A sus 8 años, la emoción embargó su vida y lo único que pensó a partir de entonces fue en ser bombero, lo que consiguió con el apoyo de su hermano Carlos quien se ha convertido en su héroe y su ejemplo a seguir.

Además, es Fundador del Club de Leones Servidores de la Comunidad; fundador de la Asociación Nacional de Bomberos Municipales Departamentales; creador de unidades de emergencia, motobombas y ambulancias “Juan Chapín”; Embajador de la Paz en el año 2011; miembro del Consejo Académico Organización de Bomberos Americanos (OBA); miembro del grupo Scouts de Guatemala #14; miembro del Consejo Académico de la Confederación de Cuerpos de Bomberos del Itsmo Centroamericano (CCBICA).