Cámara de Alimentos y Bebidas pide creación de una fiscalía contra el contrabando

Por Denis Aguilar
daguilar@lahora.com.gt

La Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas (CGAB) pidió hoy en conferencia de prensa al Ministerio Público (MP) crear una fiscalía especializada contra el contrabando debido al impacto negativo que dicho delito genera en la economía del país.

Miembros de la Cámara se reunieron esta semana con funcionarios del MP para hacer dicha petición, debido a que el contrabando afecta principalmente a la industria de alimentos y bebidas.

Enrique Lacs, director ejecutivo de la CGAB, dijo que el contrabando es un problema de evasión tributaria debido a que se burlan los controles aduaneros, además, destacó que genera problemas en la salud de los consumidores, debido a que no se sabe qué tipo de alimento está ingresando al país.

“Otro de los temas fue el tratado (en la reunión con el MP) acerca del riesgo para la salud de los productos de contrabando que no cumplen requisitos sanitarios, siendo estos tres de cada 10 productos del sector de alimentos y bebidas a nivel nacional y se incrementa a siete de cada 10 en el occidente”, manifestaron.

Los productos de consumo que ingresan de contrabando al país y que no tienen un registro sanitario del Ministerio de Salud o que tienen alteraciones en su fecha de vencimiento, no garantizan el estado del producto para su consumo y los riesgos que implica.

Lacs mencionó que durante la gestión de la exfiscal general Thelma Aldana al frente del Ministerio Público, se reportaron unas 400 denuncias por ese delito, sin embargo, indicó que no han visto avances en los procesos.

Ana María Medina, asesora legal de la Cámara, agregó que cada vez más se tecnifican las estructuras dedicadas al contrabando, esto con el objetivo de ingresar de forma anómala diferentes tipos de productos.

La CGAB mencionó, citando datos de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), que el contrabando genera una evasión fiscal de alrededor de Q17 mil millones.

Asimismo, hicieron un llamado al Ejército de Guatemala a vigilar las fronteras del país y evitar el trasiego de productos alimenticios que generan pérdidas.