Activista que interrumpió final del Mundial habría sido envenenado

Moscú/dpa

Uno de los activistas del grupo Pussy Riot que interrumpió en julio la final del Mundial de fútbol de Rusia se está recuperando tras un supuesto envenenamiento, anunció en la madrugada de hoy la banda de punk rusa.

“Están reanimando a nuestro amigo, hermano y camarada Petr Verzilov. Su vida está en peligro y creemos que fue envenenado”, señaló Pussy Riot en Twitter junto a un enlace a la página meduza.io.

En esa web se explica que Verzilov se empezó a encontrar enfermo el martes por la noche. Tenía dificultades para ver, hablar y moverse. La página de Internet añade que fue hospitalizado en Moscú.

Verzilov fue uno de los cuatro activistas de Pussy Riot que saltaron al césped del estadio Luzhniki de Moscú durante la final del Mundial celebrada el 15 de julio. Ingresaron a la cancha vestidos de policías e interrumpieron varios minutos el duelo entre Francia y Croacia.

El grupo se atribuyó inmediatamente la acción y reclamó en su comunicado que se detenga la violencia policial en Rusia y que sean liberados los presos políticos, entre otras reivindicaciones.

Las cuatro personas fueron sacadas del campo por las fuerzas de seguridad y estuvieron después 15 días en la cárcel.

De acuerdo a Veronika Nikulshina, miembro de Pussy Riot, su compañero Verzilov empezó a encontrarse mal después de declarar en un juicio. No ha comido nada no ha tomado ningún medicamento que le pudiera llevar a su situación actual, añadió la activista.

Nikulshina indicó que Verzilov fue trasladado a un pabellón de toxicología, pero el personal de hospital se negó a divulgar información médica.

Verzilov era el portavoz de la banda en 2012, cuando tres activistas fueron detenidas en una iglesia tras pedir a la Virgen María que desterrara al presidente ruso, Vladimir Putin. Pussy Riot describió esa protesta como “oración punk”.